SALA DE ESPERA DE TU CENTRO DE ESTÉTICA

La decoración y el diseño de la sala de espera de los centros de estética y salones de belleza muchas veces está infravalorada. Ponemos muchos esfuerzos en el escaparate, en la recepción, las cabinas, y muchas veces solo dejamos un par de sillas en una esquina para que las clientas esperen su turno.

Para cualquier cliente nuevo, la sala de espera de tu centro de estética es el primer contacto real que tiene con tu negocio y realmente, la espera ya entra dentro de la experiencia de tratamiento que el cliente está viviendo en tu centro.

¿Cuántos centros de estética tienen las mismas sillas de IKEA en su sala de espera?

La verdad es que la sala de espera es mucho más importante de lo que pensamos. Mientras la clienta espera su turno, si no está enganchada al móvil o no tiene a nadie con quién hablar, simplemente está pensando en sus cosas y mirando alrededor, fijándose en cada detalle y juzgando inconscientemente todo lo que ve y lo que percibe.

Tan solo hacen falta unos pocos segundos para hacer un juicio acerca de un espacio.

Si la iluminación no es buena, los colores de las paredes son chillones, las sillas son duras. Esa persona no se va a sentir a gusto. Aunque tú seas una maravillosa profesional, puede que esa persona no vuelva y ni siquiera ella sepa por qué.

El diseño de la sala de espera en tu centro de estética puede ayudar a mejorar tu negocio notablemente, ya que forma parte de la experiencia que tus clientes reciben en tu centro, y puede marcar la diferencia entre alguien que vuelve y alguien que no.

La sala de espera tiene que ofrecer un ambiente relajado. Si tienes un espacio grande, puedes plantearte tener una habitación de espera. Algo que es muy común los grandes spas es tener una sala de espera a la que se le llama la “Área de Relax”. Esto cambia radicalmente el concepto de la espera. No es que los clientes estén "esperando su turno", sino que "se están relajando antes de recibir su tratamiento". ¿No te suena más atractivo?

Por eso quiero que mires alrededor y te preguntes si hay algo que podrías cambiar o mejorar en el entorno de la sala de espera de tu centro. La clave está en conseguir que los clientes se sientan como en casa, si consigues despertar esa sensación en tus clientes, estos volverán una y otra vez.

Las personas volvemos allí donde nos sentimos a gusto.

A mí me pasa con los restaurantes. Tengo montones de restaurantes cerca de casa, ofrecen comida de todas partes del mundo y podría probar uno nuevo cada día si quisiera. Sin embargo, siempre acabo yendo a los mismos, y a poder ser, me pongo siempre en la misma mesa, porque me gusta cómo me siento en esos lugares, me siento como en casa y encima no tengo que cocinar.

Para hacer que tus clientes se sientan como en casa, tienes que recordarles a su casa. Pon sofás, mesitas, cuadros, jarrones, plantas. Haz que sea un espacio acogedor, diferente al resto de tu centro pero a la vez, que esté en sintonía con tu marca y con el diseño general de tu centro.

Cómo mejorar la experiencia de tus clientes en la sala de espera de tu Centro de Estética

  • Ofrécete a colgarles el abrigo a tus clientas cuando lleguen. Es un gesto muy sencillo que generará confianza y buen rollito desde el principio. Muchas te dirán que no hace falta, pero darles la opción nunca está de más.
  • Evita colores demasiado llamativos o saturados en las paredes y en el mobiliario de la sala de espera, ya que pueden ser demasiado estimulantes (rojo, amarillo…) En su lugar, utilizar tonos azules o verdes que inspiran más calma.
  • Rebaja el nivel de luz y evita luces fluorescentes en la sala de espera. Las luces demasiado fuertes o blancas provocan dolor de cabeza, problemas en la vista y malestar. Coloca luces tenue, que haga que tus clientes entren en modo relax. 
  • No coloques sillas demasiado duras o con un diseño demasiado básico. En lugar de sillas, elige colocar un sofá. Le dará un toque más acogedor al salón y los clientes se sentirán como en casa.
  • Ten variedad de entretenimiento. No a todo el mundo le gustan las revistas del corazón. No a todas las clientas les interesa leer sobre nuevos tratamientos de Estética. Un error que cometemos muchas veces es ofrecer lo que a nosotros nos gusta. Ofrece variedad en las revistas: revistas de viajes, de ciencia, de decoración (no solo de belleza). Piensa que tienes clientes de todo tipo, que se dedican a distintas profesiones y tienen intereses distintos a los tuyos.
  • Ofréceles algo para beber. No sabes cuánto se agradece un té caliente en invierno cuando vienes de la calle o un vaso de agua fría en verano cuando te estás muriendo de calor. Es un detalle que apenas cuesta nada pero que suma muchos puntos en cuanto a la satisfacción de los clientes.
  • Coloca algún cuadro o impresión con imágenes que evoquen calma o que recuerden a la naturaleza.

Tus clientas se sentirán envueltas por cada detalle, y te recompensarán con su agradecimiento, volviendo y hablando bien de ti y de tu centro a sus conocidos.

Si no tienes espacio para la sala de espera en tu centro de estética y tienes tu área de espera al lado de la recepción o en un pasillo, intenta que ese área sea diferente al resto. Que aunque no esté separada, se sienta como una zona a parte. Puedes conseguir este efecto con biombos para separar ambientes, diferente iluminación y distintas tonalidades en las paredes.

Sigue tu propio estilo teniendo en cuenta estos consejos para crear una sala de espera que invite a tus clientes a quedarse contigo. 👍

OTROS ARTÍCULOS RECOMENDADOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *