Belleza,  Productos

La máscara de pestañas perfecta

Hoy os quiero hablar de un producto del que estoy enamoradísima y del que me atrevería a decir que es la máscara de pestañas perfecta. Se trata de un tipo de rimmel llamado «tubing mascara«, una máscara de pestañas que se elimina solo con agua.

La descubrí hace un año, gracias a una de mis clientas. Estaba a punto de desmaquillarla para realizar un tratamiento facial cuando me dijo que el rimmel que utilizaba se retiraba con agua.

Sí chica, como lo oyes, ¡con agua! Al retirarla con un disco de algodón mojado, no quedaba ni resto de la máscara de pestañas, ningún borrón negro ni nada. Obviamente le pregunté el nombre de la marca y al llegar a casa me puse a investigar…


Resulta que la marca Blinc fue creada en 1999 con el propósito de conseguir formular la máscara de pestañas perfecta.

Las máscaras de pestañas convencionales siempre habían sido formuladas con una base en aceite así que se propusieron crear algo diferente. En lugar de «pintar» las pestañas, esta máscara las entuba, es decir, coloca el pigmento alrededor de la pestaña, envolviéndola, de tal manera que estas lucen más largas y gruesas.


Aquí os dejo un video de la marca (en inglés) para que veáis como funciona:

La verdad es que a mí me convenció y decidí comprarla en seguida. Y después de probarla unos días me di cuenta de que había encontrado la máscara de pestañas perfecta.

Ahora me resulta super incómodo volver a usar una máscara de pestañas convencional, noto que me pican los ojos, acabo con borrones en el párpado inferior… En fin, un asco.

Ventajas de la máscara de pestañas tubing:

  • Dura todo el día perfecta
  • No necesitas desmaquillante de ojos
  • Es resistente al agua
  • Es apta para ojos sensibles y usuarias de lentillas

Investigando un poco más se ve que hay varias marcas que venden tubing mascara también, aunque sigue sin ser muy común. Yo estoy teniendo tan buena experiencia con esta que por ahora me quedo con blinc.

Tubing mascara de pestañas

Te animo a que la pruebes y me cuentes qué tal. ¡Estoy segura de que no te defraudará!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *