Haz que tus esteticistas rindan al máximo

Éxito en tu centro de estética gracias a tus empleadas

Tus empleadas son la clave del éxito en tu centro de estética

Diriges un centro de estética con varias empleadas, pones todo de tu parte para que el centro funcione pero aun así las esteticistas y auxiliares de tu equipo no rinden lo suficiente y hay veces parece que el centro no les importa lo más mínimo.

No te preocupes, no estás sola. Este es un sentimiento que comparten muchas dueñas de centros de belleza. Dirigir un equipo tú sola no es fácil, el éxito en tu centro de estética depende en mayor parte de tus empleadas.

Por eso hoy quiero darte algunos consejos para que formes un equipo fuerte y comprometido con tu negocio.


Tú eres la capitana de tu barco: elige bien tu tripulación

Es importante que elijas personas proactivas que ejerzan la profesión de esteticista con pasión y que sean capaces de comprometerse con tu centro y con tu clientela. Tener empleadas que solo quieren que pasen las horas e irse a casa no va a ayudar a fidelizar clientes ni a aumentar tus beneficios, por eso el proceso de selección es tan importante. No tengas prisa por encontrar a alguien y no contrates a la primera persona que deje su currículum en tu centro.

A veces nos encontramos en la situación en la que necesitamos una esteticista urgentemente. La faena aumenta y vemos que podríamos estar cogiendo muchos más clientes si tuviéramos otra esteticista ya. Sin embargo, en la Estética, como en el amor, merece más la pena esperar a la persona correcta o a la larga nos puede salir caro.


Educa y forma a tus empleadas desde el principio

No importa cuántos años de experiencia tenga una esteticista cuando la contrates. Cada centro es un mundo y cada persona hace las cosas a su manera, pero este es TU NEGOCIO y las cosas se tienen que hacer A TU MANERA. Ten bien delimitados los protocolos de los tratamientos.

Recuerda que tus clientas están acostumbradas a una cierta manera de trabajar y es por eso que siguen yendo a tu centro. Asegúrate de que tus empleadas realizan los tratamientos de la manera que tú quieres y fórmalas desde el primer día. Ellas se sentirán más seguras al conocer todos los protocolos de primera mano.

Además, si todas trabajan igual, a las clientas no les importara tanto quien las coja y no habrá empleadas con la agenda llena y otras con la agenda vacía. Buscar la igualdad y el equilibrio es algo que a la larga fidelizará tu clientela y estabilizará tu facturación.


Cuida a tus empleadas y ellas te cuidarán a ti, a tus clientas y a tu negocio

Más que una jefa, eres una líder. Sé siempre amable con tus empleadas y ofréceles un ambiente de trabajo en el que se sientan seguras. Tú eres la responsable de fomentar un buen clima laboral.

Bajo ningún concepto les levantes la voz o las trates como criadas, ni en solitario ni mucho menos delante de las clientas. La figura de la jefa villana hace tiempo que pasó a la historia, debes mostrarte cercana para que te respeten y confíen en ti. Interésate por su bienestar, tanto en el ámbito laboral como en el personal.

A ti te interesa que tus empleadas se sientan bien para que rindan y reflejen ese estado de ánimo cuando estén tratando con tus clientas.


Mantén la motivación en el punto más alto

Guárdate unos 20 minutos por semana en la agenda para tener una reunión con tu equipo. Aprovecha para comentar cómo está yendo la faena, cómo van los objetivos de facturación. Pregunta si hay algún tema del que quieran conversar o algo que requiera de tu atención. Reconoce los logros de tus empleadas (si alguna ha hecho una gran venta durante la semana, o si alguna se quedó hasta tarde para atender a una clienta…)

A veces las palabras de agradecimiento y reconocimiento pueden tener un impacto mucho más grande de lo que te imaginas. Esta puede ser tu mejor arma. Termina siempre las reuniones animándolas a dar el 100%, a trabajar en equipo y mejorar día a día. Así conseguirás que tus empleadas rindan al máximo y estén contentas mientras ves crecer el éxito en tu centro de estética.

Éxito en tu centro de estética gracias a tus empleadas - El Rincón de la Esteticista

Crea un sistema de recompensa efectivo y realista

Está demostrado que las empleadas que cobran un sueldo fijo rinden menos que aquellas que pueden aspirar a ganar más si se esfuerzan más. Para ello, es imprescindible crear un sistema de comisiones que se adapte a tu centro y que sea realista.

Lo que quieres conseguir es que tus empleadas rindan más y para ello tiene que haber una recompensa, si los objetivos son desorbitados o irrealistas, pronto verán que por más que se esfuercen es imposible conseguirlo y se sentirán frustradas además de engañadas, pero si ven que esforzándose pueden ganar un extra además de sentir que hacen bien su trabajo, se mantendrán motivadas y con ganas de seguir.

Puedes también fijar objetivos especiales para fechas festivas o momentos puntuales, según lo que quieras conseguir y ofrecer recompensas extra. No siempre tiene por qué ser dinero, también puedes ofrecerles un tratamiento en cabina gratis o una cena, tener una tarde libre, o asistir a alguna formación o conferencia en tu lugar.



Espero que este artículo te haya servido de inspiración para motivar y ayudar a que tus empleadas rindan más y tú puedas hacer crecer tu negocio.

Si te ha gustado este post, quizá te guste este otro:

Cómo vender productos de belleza

Éxito en tu centro de estética gracias a tus empleadas - El Rincón de la Esteticista

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *