Estrés en el trabajo
Esteticistas

Cómo lidiar con el «estrés de esteticista»

Tratamientos que se alargan, clientas que llegan tarde, el teléfono que no para de sonar, personas que entran a preguntar, el mensajero que te trae los nuevos productos… Hay días en los que se nos acumula todo a la vez y este tipo de situaciones puede provocarnos estrés, sobre todo cuando se dan repetidamente.


El estrés en el trabajo es algo con lo que he aprendido a lidiar a lo largo de los años como esteticista y esto ha marcado una gran diferencia en mi bienestar personal. Por eso, quiero compartirte algunos consejos que a mí me ayudaron (y me ayudan) a mantener la calma y no dejar que las situaciones estresantes me puedan.

Aquí van 5 consejos para aprender cómo lidiar con el estrés de esteticista:


Gestiona bien el tiempo

Organiza tu jornada laboral nada más empezar. Memoriza, imprime o apunta todas las citas que tienes en el día, ten en cuenta los tiempos inicio y finalización de cada servicio y cúmplelos.

Muchas veces queremos dar un mejor servicio o un trato especial a alguna clienta y nos extendemos en el tiempo, lo cual hace que después vayamos todo el día atrasadas con las demás. Ten en cuenta que ellas saben cuál es la duración del servicio y pagan por el tiempo que deciden.

Cinco minutos más no harán que una clienta quede más satisfecha pero entre que le cobras, te despides de ella, recoges la cabina y la preparas para la siguiente, puede que sí hagan que la siguiente clienta se moleste por esperar más de la cuenta.


Educa a tus clientas

Si una clienta llega 10-15 minutos tarde, seguramente hará que las que vienen después tengan que esperar.

La clienta de después no tiene la culpa de que esta haya llegado tarde.

Si educas a tus clientas a que lleguen puntuales y te educas a ti a atenderlas puntuales, a la larga saldrás ganando y evitarás las situaciones estresantes que esto puede generar.


Aprovecha los momentos de relax

Estarás de acuerdo conmigo en que el estrés se suele encontrar fuera de la cabina.

Aprovecha esos momentos en los que estás en silencio dando un masaje o haciendo un facial para respirar y conectarte contigo misma.

Concéntrate en la música relajante. Recuperarás la calma y saldrás de la cabina renovada.


Aprende de los errores

Al final de tu jornada, analiza que es lo que te ha causado estrés durante el día.

Piensa si hay algo que podrías haber hecho diferente para evitar o minimizar la situación.

Es importante aprender de los errores, y pensar en soluciones diferentes te ayudará a gestionarlo mejor cuando te encuentres con una situación parecida en el futuro.


Acepta que no todo depende de ti

Vivimos en un mundo en constante movimiento y el ritmo de vida que llevamos cada vez está más acelerado.

Queremos tenerlo todo al instante y que todo salga bien y cuando no lo conseguimos, nos crea estrés, pero es que hay cosas que no se pueden evitar.

Cuando el sistema de reservas se queda colgado, o la línea de teléfono no funciona, o hay ruido en la calle mientras estás dando un masaje.

A veces las cosas salen mal. No podemos controlarlo todo. Hay factores que nos causan estrés y que no dependen de nosotros, así que lo mejor es aceptarlo y hacer entender a las clientas que no depende de ti.



Espero que estos consejos te ayuden a manejar el estrés en el trabajo y lograr un mayor bienestar personal. Dime si tienes alguna técnica particular que a ti te haya funcionado para manejar el estrés de esteticista 🙂


Otros posts que te pueden interesar:

cómo lidiar con el estrés de esteticista

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *