CÓMO HACER UN TRATAMIENTO FACIAL PROFESIONAL DE LUJO

Cualquier esteticista sabe cómo hacer un tratamiento facial profesional. Sin embargo, desde el punto de vista de las clientas, hay una gran diferencia entre unas esteticistas y otras. Diferentes manos, diversas técnicas, distintos productos... En un tratamiento facial, cualquier pequeño detalle puede marcar una gran diferencia en la experiencia que el cliente recibe.

Los tratamientos faciales es una de las áreas de la Estética que más me apasionan y me considero una facialista en toda regla. Durante mis años en la Estética, he realizado tratamientos faciales desde el centro de barrio más cutre que te puedas imaginar, hasta en el spa más pijo de la ciudad.

El nivel de la gama de productos con la que se trabaje y las instalaciones de las que se disponga para realizar el tratamiento puede sin duda aumentar la calidad del servicio, pero hay pequeños detalles que podemos incorporar a nuestros tratamientos faciales que mejorarán la experiencia de tu clienta, independientemente del tipo de centro en el que te encuentres.

Hoy te quiero compartir los truquitos que he ido aprendiendo en el camino y que he ido incorporando a mis tratamientos faciales.

Cómo hacer que un tratamiento facial profesional se convierta en una experiencia de lujo para tu cliente

Conectar con la clienta

Antes de comenzar con cualquier tratamiento facial, considero muy necesario tomarnos unos segundos para conectar con la clienta y ayudar a que esta se relaje y se prepare para recibir la experiencia del tratamiento facial.

Una muy buena forma de realizar este pequeño ritual de conexión es tomar un par de gotas de tu aceite esencial favorito y colocarlo en las palmas de tus manos. Colocar las manos a poca distancia sobre el rostro de la clienta y pedirle que realice tres respiraciones.

Respirar a la misma vez que nuestra clienta nos ayuda conectar con ella, a dejar de lado todo lo demás y a centrarnos en cuerpo y alma en el tratamiento que estamos realizando. Créeme que es algo que marca la diferencia del resto del tratamiento.

Utilizar un calentador de toallas

Este es sin duda un elemento clave para realizar un tratamiento facial profesional en toda regla.

Un calentador de toallas es un aparato asequible que todas nos podemos permitir tener en nuestro centro y que multiplica por 10 las sensaciones que la clienta recibe durante el tratamiento facial.

Para una persona que ha probado un tratamiento facial en el que el producto se retira con esponjas y un tratamiento facial en el que se retira con toallas calientes, siempre elegirá la segunda opción. Si dos centros le ofrecen el mismo tratamiento, pero uno de ellos ofrece esta opción, la clienta no durará ni un segundo.

Además de calentar las toallas faciales, también puedes utilizarlo para calentar el aceite de masaje o para calentar toallas secas y aplicar calor en zonas con contracturas al finalizar los masajes.

Técnica facial de contraste

Si dispones de un calentador de toallas, te será muy fácil utilizar la técnica facial de contraste. Esta técnica consiste en aplicar compresas calientes y compresas frías sobre el rostro para generar un cambio de temperatura.

La primera compresa o toallita sería caliente, para retirar el producto. La segunda sería fría y la utilizaremos para presionar suavemente sobre la piel, provocando la vasoconstricción. Haremos varias presiones suaves de manera descendente: Sobre las cejas, debajo de los pómulos y en los bordes de la boca, terminando con una presión sobre el esternón.

Demostración de la técnica por BABOR.

La primera vez que recibí esta técnica aluciné y desde que la aprendí que no he parado de utilizarla en mis faciales. La sensación que deja en la piel y a nivel de bienestar es increíble y solo por esto, el valor del tratamiento facial ya aumenta considerablemente.

Incluir un peeling químico

Otra de las prácticas que he utilizado para mejorar los tratamientos faciales es ofrecer la opción de incluír un peeling químico en todos los tratamientos faciales (siempre que el tipo de piel lo permita y no haya riesgo de reacción con los demás productos). Si en lugar de una exfoliación superficial, realizamos una exfoliación química antes de empezar a tratar la piel, esta absorberá mucho mejor los activos y el resultado del tratamiento se verá multiplicado. Recomiendo especialmente el uso del ácido láctico, ya que es un ácido suave que puede ser utilizado en casi cualquier tipo de piel, mejorando el aspecto de la piel y aportando luminosidad de manera casi inmediata.

Aplicar una multi-mask


La multi-masking es una técnica que utilizo siempre que tengo ocasión. Cuando trabajo con una gama de productos sin protocolo cerrado, en la que puedo elegir el tipo de producto que utilizo para cada tipo de piel, en lugar de escoger una mascarilla, siempre las combino entre sí según las diferentes problemáticas que la piel presenta.

Todas sabemos que las pieles de las personas no se pueden encasillar en un solo tipo de piel, ya las pieles presentan distintas alteraciones y el estado de estas va cambiando con el tiempo según diferentes factores. Por ello, en mi opinión, utilizar un solo tipo de mascarilla en toda la cara te limita a la hora de proveer un buen resultado.

La técnica de multi-masking nos permite aprovechar al máximo las propiedades de cada tipo de mascarilla, colocándola ahí donde la piel más lo necesita. Podemos utilizar mascarillas astringentes en la zona T, mascarillas calmantes e hidratantes en las mejillas, tensoras en el cuello y específicas en ojos y labios. ¡Hay un montón de combinaciones posibles según las alteraciones que presente cada piel!

Esta técnica se puede utilizar con las mascarillas de toda la vida que se aplican a pincel, no lo recomiendo con alginatos ni con arcillas, no porque no se pueda hacer, sino porque dificultaría su aplicación y su retirada, empeorando la sensación de la clienta y el servicio.

Realizar un masaje cervical y craneal

A día de hoy no concibo un tratamiento facial que no incluya un buen masaje incluyendo las cervicales y el cuero cabelludo. Cuando estudié estética, apenas me formaron en masaje craneal y cuando comencé a hacer faciales, evitaba totalmente esa zona porque no me sentía segura a la hora de masajear el cuero cabelludo, no tenía ni idea de si lo estaba haciendo bien ni de si a mi clienta le gustaba o no.

Masajear bien las cervicales y el cuero cabelludo durante unos pocos minutos ayuda a liberar tensiones en todo el cuerpo, por lo que el efecto que proporcionamos durante el tratamiento facial se traduce en una sensación de bienestar a nivel general.

No abandonar la cabina

Algunas esteticistas abandonan la cabina durante el tiempo de actuación del vapor ozono o de la mascarilla. En este post hablamos de cómo hacer un tratamiento facial profesional y convertirlo en una experiencia de lujo. Abandonar a la clienta en la cabina durante esos minutos es algo que nunca ocurriría en un spa o en un hotel de 5 estrellas.

Yo no estoy diciendo que no se deba hacer ni estoy jugando a las esteticistas que lo hacen. Entiendo perfectamente que si llevas tu propio centro, y tienes otras cosas que hacer, unos minutos pueden ser cruciales. Yo misma cuando trabajaba para mí, utilizaba esos ratos para hacer servicios cortos como depilación facial o retirada de esmalte, dejando a la clienta en la cabina. Pero eso no quita que con todo lo que sé ahora, si volviera atrás, igual no lo volvería hacer.

Utilizar el tiempo de actuación del vapor y de la mascarilla para realizar pequeños tratamientos complementarios que mejoren la experiencia en cabina, aumentará la satisfacción de nuestros clientes y sus ganas de volver a nuestro centro.

Puedes realizar un masaje en los brazos o en los pies, un poco de reflexología podal, realizar presiones palmares ascendentes en piernas y brazos, o añadir cualquier técnica que conozcas y que le de ese toque especial y único a tus tratamientos.

OTROS ARTÍCULOS RECOMENDADOS

Estoy segura de que ya aplicas muchos de estos consejos en tus tratamientos faciales en cabina pero espero haberte dado alguna idea nueva para mejorarlos y potenciarlos. Hazme saber si te ha gustado para que sepa si he de seguir escribiendo este tipo de posts. ¡Un abrazo, facialista!

Este post también está disponible en el canal de Youtube de El Rincón de la Esteticista.

2 comentarios sobre «CÓMO HACER UN TRATAMIENTO FACIAL PROFESIONAL DE LUJO»

  1. Maria

    Hola!
    Me parecen muy acertados y útiles los consejos de este post
    Gracias por compartir ,me gusta la visión que tienes de la estetica

    Un saludo!

    • ¡Hola María! Me alegro de que te haya gustado este post. Muchísimas gracias por tu comentario y por leer el blog. ¡Un abrazo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *